6 oct. 2013

SER IRONICO Y MUCHO MAS

Gracias a Dios existe Internet. Espero que mi agradecimiento no vaya a valerme un acusación de alineamiento con el hombre de blanco que duerme en el Vaticano. Aunque nunca se sabe ya que es tan fácil unir la lengua al dedo índice, en estos tiempos, para ejercer de fiscal sin haber hecho nada, que si uno se descuida, termina preso en un post.

El mes sin Cristina sera muy divertido. Arreciaran los coleccionistas de frases irónicas contra Amado Boudou, todas ellas, obvio las ironías, tendrán como base el arado de Clarín y cualquiera de sus brillantes periodistas.

También aparecerán los varoncitos de oro, los escribas de Antoñito que ya olvidaron sus poluciones nocturnas durante el apogeo de la Alianza.

Pero la verdad es una sola, Nestor se murió y Cristina parece sentir el torbellino bélico que desata su desparpajo de centro de estudiantes del conurbano.

Es raro que no sea Cristina la que este viviendo en el Hotel Faena. O que no sea Nestor, irremediablemente mas filoso y barato a los Argentinos que Esteban Schdmit (que no se come las eses), quien este vivo en vez de tanto actor politico de abnegado y riesgoso andar republicano por los sets de Tv.

Extrañas cosas suceden. Como la guerra barrial que sostienen los fiscales literarios del sofisticado barrio de palermo contra el monetiza Puerto Madero. Aunque el metro cuadrado sea caro en ambas trincheras.

Mas allá de esto la salud de Cristina y el final de Nestor desmiente tanta calumnia, pero no por enfermarse, sino por no retirarse como hicieron los jefes de los fiscales literarios de Palermo.

Esperemos que Cristina se recupere y de no ser así, la Argentina dejara de ser ARGEN Y TINA.

Podrán Binner y Carrio tener su tiempo para demostrar toda su capacidad y energía.

Podrá Itau Hagman, una vez desaparecida la juventud contratada, conducirnos al paraíso soñado con 15 vírgenes y el programa de Lanata en vez de semanal, diario. Para iluminarnos.

Voy a pedirle a mi abuela que me de la silla mecedora que hasta hace unos meses disfrutaba mi abuelo y mientras me hamaco, los veré pasar.

Hasta que la historia vuelva a filtrar un par de impuros, para darnos un poco de descanso de tanta television y borrachera, de una acidez estudiada, esquemática y, por sobre todas las cosas, miserable para la alcurnia gramatical que creen poseer.




1 comentario:

  1. el hombre de blanco que duerme en el Vaticano ¿duerme solo?

    ResponderEliminar