17 dic. 2013

TE ODIO CRISTINA, ME AMO.

Esa parece ser la consigna de quienes, hoy por hoy, se la pasan despuntando el vicio del odio por estos lares.

Algunos, eso si mientras mantienen jugosos sueldos por no hacer nada, se van en lagrimas por la muerte de un pibe que murio electrocutado. Un pibe que no tenia tiempo ni plata.

No tenia tiempo para perder en interminables jolgorios.

Ni plata para la tiza. Ni para bajarla.

No tenia tiempo para las minas de la tv. Ni para las del barrio.

No tenia cuenta de Twiter, y mucho menos de ser un galan con la vieja patina de ser un perdedor.

No podia perder ni ganar, esos partidos para el no existian.

No tenia un laburo bien pago en un medio.

No comia con periodistas para ser aceptado, asi sea reptando.

Anda que no pasa nada y ahi se quedo para siempre.

Algunas de las muertes ocurridas son reflejo de lo que falta hacer en este pais.

Querer ocultar todo lo que se hizo y hace con este tipo de situaciones, habla mas de quien lo intenta que cualquier otra cosa.

Hacerlo es cagarse en los millones de pibes que tienen asignacion universal por hijo, de los millones de jubilados que nunca lo serian, y la lista es larga y no la seguimos.

No vaya a ser que algun aspirante al faena saque a relucir su chapa de fiscal palermitano.

Estuve en la plaza. Estaria mil veces mas.

Y lo que paso en esa plaza, incluida la presencia de la renga, no deberia haber pasado, tendriamos que habernos encerrado. Flagelarnos.

AY si, Cristina toco el bombo, Chizzo la Guitarra y Leon la armonica. Y?

Quizas no lo sepamos, y Lanata y su corte de jovenes fiscales palermitanos estaban amasando torta frita en el Faena.

Jugar al distraido por estas lares blogueras, ha conseguido adeptos, pocos por cierto.

De esos que se hacen los distraidos con la policia por que una vez le dijieron que no.

Un caprichoso. Un berretin de nabo. Un puritano carnal.

De esos que omiten la barrabasada asesina policial en pos de la salvacion moral de redaccion.

Cachivaches.















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada