7 jul. 2010

DE TRIGORIA A PRETORIA




Los dos primeros mundiales que vi en serio fueron los mundiales de México e Italia. El primero fue casi un paseo, era como tener el comodín, no podía pasar otra cosa que ganarlo, mas allá de que fue difícil, pero no podía pasar otra cosa. En Italia, con más años y entendiendo mas, fue la construcción de la mística, porque lo de México había sido mágico, con mística también, es cierto. Pero en su esencia, mágico.

La concentración de Trigoria era casi como una ciudad sitiada por quienes entendían que Argentina con Maradona era capaz de cualquier cosa y no se equivocaban. Los italianos sabían de que era capaz Maradona, los del norte rico y los del sur marginado. Hasta se hablaba de que habían entrado por la noche a la concentración de Trigoria para robar la bandera Argentina que flameaba en el mástil. Casi un clima de guerra en este complejo en las afueras de Roma.

Un equipo donde Maradona y Caniggia eran figuras y salvadores. Y se jugó todo el mundial mal, no recuerdo bien, pero no hubo un partido que llegara a la mitad de cualquiera de México 86. Llegaban las telefotos de los tobillos de Maradona deformados como si la pierna continuara hasta el pie. Y nos cruzamos con Brasil, lo dejamos afuera, tras que los palos salvaron nuestro arco y Maradona diseñara la eléctrica corrida de Caniggia.

Y en semifinales, en la ciudad de Nápoles, la misma donde Maradona había desplegado todo su futbol, nos encontramos con Italia. Como si fuera una película que busca las conciencias, el destino ponía a parir a todos. A los napolitanos, a Maradona, a todos. Este es uno de los ejemplos de lo que provoca Maradona, de la dimensión de su presencia y su irreverencia. Los Italianos de Nápoles eran mirados con desconfianza por el resto de sus compatriotas por que no sabían a quien iban a alentar o si iban a ser capaces de someter a la Argentina y Maradona a una presión insoportable. Maradona hacía dudar a los napolitanos de ser italianos.

Gracias al compañero Manuel que me recordó la frase y me puse a buscar aquella bandera.

Italia se queda afuera por penales. Argentina pasa a la final. El San Paolo ve festejar como era costumbre por aquellos años a Diego. El mundial de la Italia rica ya era de Maradona. Llegamos a la final en Milán. Las imágenes son imborrables. El himno Argentino es abucheado de forma estruendosa, para enseñarles a los napolitanos como se hace, y los labios de Maradona se leen claro. Es superada la Argentina durante todo el partido por una Alemania que llega al gol, atraves de un penal que no fue, faltando cinco minutos.

Siempre tuve la impresión que aquel campeonato de Alemania fue más festejado por los italianos que por los mismo alemanes. La Italia del norte veía caer a Maradona por fin. Pero Maradona siempre tiene algo más y en la entrega de medallas no le da la mano al capo de la FIFA Joao Havelange. El mensaje es claro y recorre el mundo. El mejor jugador del mundo no quiere al dirigente más poderoso del futbol.
La vendetta llego muy rápido y Maradona, que según sus declaraciones en el fututo contaría que consumía muchos años antes de aquel episodio, es suspendido, arrastrado, buscando que se sienta humillado. Italianos y Havelange se sentían reparados pero no podían cambiar el pasado.

En el mundial del 94 con Maradona volviendo al futbol la selección parecía estar destinada a ganar el mundial. Veníamos de jugar las dos últimas finales y el arranque había sido demoledor. Hasta que llego aquel partido con Nigeria. La locura colectiva era carne en cado uno de nosotros. Caniggia que le gritaba a Diego, Diego que lo escuchaba y Caniggia que la mandaba a guardar. Luego otro doping positivo, no había sido suficiente para Havelange lo anterior y quería más. Pudieron sacar primero a Maradona y después a Argentina del mundial. Pero no podían borrar a Maradona de la conciencia del Futbol.

Todos los mundiales que vinieron después los vi pero ya no era lo mismo, no era una cuestión de resultados, faltaba algo. Faltaba lo que representa Maradona. El talento, una verborragia tan repentina como sus gambetas. Esa cuestión que vuelve posible lo mas imposible en el futbol. La dinámica de lo Maradoniano. Y pasaron selecciones y también Passarella, Bielsa, Pekerman y Basile, y seguimos quedándonos afuera en cuartos o antes también. Hasta podíamos perdernos un partido de la selección y no era grave, o no se sentía culpa por haber faltado a la cita.

Hasta que volvió Maradona y vivimos un mundial como los de antes. Y nos quedamos afuera como esos mundiales después de los de antes. Joggineta o traje daba lo mismo. Aunque esa barba, gracias al perro que lo mordió para que no se olvidara que sangra, fue mortal. Fue como un cambio de imagen, como una transformación. Era De Niro o Al Pacino al costado del campo de juego. Más cerca que nunca del lugar donde supo construirse su propio destino.

Antes del partido con México, en una charla con amigos, se disparo la discusión si Maradona debía seguir si perdíamos y la conclusión general a la que se llego fue que sí. Aunque perdamos 17 a 2 tenía que seguir. Antes de Alemania se repite la discusión, nunca sabremos si fue por cábala, pero la conclusión fue que si, aunque perdamos 14 a 3. Y perdimos duro, fue 4 a 0. Y la conclusión horitas después fue la misma que siga.
Ningún técnico asegura nada, pasaron los que te hacían cortar los pelos, pasaron los fanáticos del trabajo, pasaron los que sacaron campeones a los juveniles y también los motivadores de vieja escuela. Y no se gano nada y llegaron tan lejos como llego Maradona. Con sus dos años y pico de técnico, no de selecciones, sino en toda su historia como DT.

Hay que dejarlo trabajar, no se pierde tiempo ni nada, y para ser sinceros cuando el himno suena en la cancha verlo a Maradona es otra cosa. Esa es la vida de Maradona. Esa es la diferencia. Por que de Trigoria a Pretoria el tiempo fue como lo pinto Dali.

4 comentarios:

  1. que postazo compañero! tal cual lo pinta, que mundial ese en italia...

    se acuerda de quella bandera en el partido contra italia?

    "Maradona, il Napoli ti ama, ma Italia é nostra patria"

    ResponderEliminar
  2. Gracias cumpa se me va pasando la calentura del sabado, je.
    Me habia olvidado de aquella bandera, tiene razon y memoria de elefante.

    ResponderEliminar
  3. Maradona me regalo cosas,sin duda,el Mundial del 86 antes que nada
    Pero debo decir algo,en el 94 me propino un dolor fuerte
    ¿quien fue el responsable?
    no lo sé
    ¿y ahora?
    vamos ,que con motivacion no basta
    Plantar un equipo en la cancha obligando a Messi ( o Tevez o Higuain ) correr treinta metros atras para conseguir juego
    un De Maria que no se sabe a que jugo,a Maxi Rodriguez que fue un fantasma en la cancha con Veron en el banco...
    hay que hablar de futbol,es una pasión por supuesto.
    Pero que hubo caprichitos,sin dudar que los hubo y la seleccion ofrecio demasiados flancos pudiendo no hacerlo
    Me hizo acordar al 74,un equipo de puta madre perdido en la cancha

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que pudo haber errores tacticos contra Alemania, no se lo niego.
    Pero Maradona no solo es motivacion, tambien sabe y tuvo aciertos. Creo que despues de este mundial ya sera mas tecnico que jugador.
    Es verdad que arrancaban de atras, como tambien es verdad que la defensa se para casi al lado del banderin del corner para defender el centro en el primer gol aleman.
    Creo que la salida de Samuel por lesion fue necesaria pero su no vuelta fue innecesaria. Desde que habia vuelto la defensa habia mejorado.
    Cada vez que jugo Veron Messi jugo mejor. Son cosas que habra aprendido. Pero tuvo que armar una seleccion mientras le disparaban por todos lados. Pudo armar un equipo serio que creo que se desbando en la ultima semana dando entrevistas hasta con Julian Weich.
    Asi y todo llego hasta cuartos de final. Por eso sostengo que tiene que seguir. Aprendio, si hay algo que se aprende, es del dolor.
    Va a ser mejor tecnico y creo que debe serlo. La Copa America con cuatro participantes entre los mejores ocho del mundo sera una buena medida.

    ResponderEliminar