21 ago. 2011

EL TRIUNFO DE LA ESPERANZA SOBRE LA EXPERIENCIA SERIA UN HORROR.

Morales Sola. infatigable gorila, dice: " El precio de la tierra también se cuadruplicó o se quintuplicó. El crédito para el consumo aumentó un 40 por ciento en el último año; pasó de 50.000 millones de pesos en 2010 a 70.000 millones en 2011. ¿Hay inflación? Nada es más cierto que su existencia, ni menos disimulable. El malestar que necesariamente produce el constante aumento del costo de vida parece amortiguarse por los aumentos salariales y el crédito para el consumo.
Los economistas dicen que esta política de dispendios podría durar entre seis meses o un año más, si antes no se metiera un viento externo de frente. Hay que creerles. De otro modo, sería el triunfo de la esperanza sobre la experiencia".

Mas allá del corto y pobre análisis económico que hace desde su liberalismo caprichoso el cada vez mas devaluado columnista utiliza la palabra experiencia de forma arbitraria y negativa. Para Morales Sola la experiencia es contraria a la esperanza. Al mismo tiempo asigna a este gobierno el papel de la esperanza y a sus amigos economistas el papel de la experiencia.

Son los mismos economistas que dijieron que era imposible renegociar la deuda con una quita del 70%. Los mismos que aseguraron que todo era un veranito. Los mismos que soñaron que la mayor crisis económica mundial se llevara puesto al país solo para autosatsfacer su apetito neoliberal. Los mismos que se opusieron al uso de reservas proponiendo la solución del endeudamiento externo a expensas del pueblo. Los mismos que asustan con la inflación. Los mismos que nos decían que nos teníamos que quedar sin trabajo por que un día iba a llegar el desarrollo que a la sazón fue una tortuga contra la miseria planificada que nos llego con la velocidad de una liebre espantada.

Esa experiencia de la que habla Morales Sola no es otra cosa que la soberbia de haber ganado siempre arrodillando al pueblo. Explotando sus contradicciones y a sus trabajadores.  Que al final es mejor no comer toda la vida que por lo menos comer 10 años. Que es inviable, segun la experiencia, un poco mas de justicia social. Esa  a la que los gorilas nombran a ver si pueden confundir a un pueblo que esta tratando de no confundirse.

La esperanza no es buena. No debe triunfar. No debe haber esperanza. Que no haya lugar para un misero empate. Que no crean que pueden evitar perder por goleada con el poder económico y sus dispositivos culturales y mediaticos. 

Por que si tienen la mas mínima esperanza, por pequeña que sea, van a avanzar. Y si avanzan no habrá república ni reconciliacion, habra patria y justicia. 


Hoy el diario La Nacion en su editorial pide por indultos. Hoy el diario La Nación embate contra La Campora de manera torpe por algunos diputados nacionales. Hoy el diario La Nación le da una lección a aquellos que hablan de la canonizacion de los setenta como critica al kirchnerismo desde un pretendido progresismo nunca confirmado en militancia y potencialidad intelectual y electoral.

Que la esperanza doblegue a la experiencia de la miseria planificada.
Que la esperanza doblegue a la experiencia de los individualismos iluminados.


1 comentario:

  1. Llama experiencia a lo que unos tipos aprendieron a recitar en una universidad... y a veces ni eso. Experiencia es la que da el paso del tiempo, mostrándonos la realidad, no la repetición de fórmulas. Mucho menos, la repetición incesante e irresponsable de deseos de fracaso.

    Por razones de laburo, tuvo que leer durante años (dos décadas ya) el suplemento económico de La Nación. Durante los últimos ocho años, repitieron todos los meses el mismo titular: el crecimiento del último mes fue del 8%, comparado con el mismo mes del año anterior, pero ya se notan síntomas de desaceleración. Todos los meses. Ocho años. Cien titulares idénticos, Todos errados. Todos. A eso, Morales Solá le llama experiencia.

    Marcelo

    ResponderEliminar