29 jun. 2011

HIJOS Y ENTENADOS. LA JP QUE NO SE PROSTITUYO.

Y  mas, y mas, y mucho mas. Si va a leer este post lea los dos anteriores. Esta era la JP de Duhalde que en el 2004 se agachaba con el momo VENEGAS. HOY La Campora, la JP Evita, la JP Descamisados y la incontable cantidad de agrupaciones que siguen apareciendo son una respuesta no solo a los años de sometimiento sino también a las políticas de un proyecto que se les anima, que no tiene miedo. 




Por Diego Schurman
Una, espantada. La otra, orgullosa. Lo cierto es que de una manera y de otra Cristina Kirchner y Chiche Duhalde reconocieron la existencia de portación de apellido en el PJ. Pero al parecer fueron las únicas –junto a Olga Riutort– que se animaron a blanquear que el peronismo es una gran familia. Porque entre los nombres que la rama juvenil impuso para la conducción del PJ también sobran los de estirpe, ligados al duhaldismo y al menemismo, aunque para el común de la gente hayan pasado desapercibidos.
El más conocido de todos, y primero de la lista de la JP, es Gustavo Ferri, yerno de Eduardo Duhalde y, según su enemigos internos, un hombre “presuntuoso de manejar la lapicera” entre los muchachos peronistas. En vísperas del controvertido congreso partidario de Parque Norte, el dirigente bonaerense cerró trato con los suyos para armar una representación a su gusto.
El encuentro de repartos de cargos se desarrolló en las instalaciones de Uatre, el gremio de los trabajadores rurales que maneja el duhaldista Gerónimo Venegas. Dentro del restaurante El Facón Grande confeccionaron el documento del acuerdo (cuyo facsímil se reproduce en estas páginas), que luego fue elevado a los gobernadores justicialistas.
En esa comida también estuvo el director nacional de la Juventud, Mariano Cascallares. Aunque no lo reconocen públicamente, el objetivo de la reunión fue ganarle la parada al kirchnerismo, que quedó sin representación en el consejo justicialista, muy a pesar de las intenciones de los jóvenes K y de la Juventud Universitaria Peronista.
Debajo de Ferri, la segunda delegada titular nombrada es la cordobesa María Victoria Flores, hija de Riutort, la actual mujer del gobernador José Manuel de la Sota. Obviamente no es por ella que los integrantes de la pareja se consolidaron en estos últimos días como enemigos dilectos de la Casa Rosada.
El tercer integrante es el diputado salteño Juan Manuel Urtubey. Su caso es diferente al resto, ya que proviene de una casta judicial: es hijo de un ex vocal de la Corte Suprema de su provincia. Y llegó a su banca con la bendición del ex candidato a vicepresidente de Carlos Menem, el actual gobernador de Salta, Juan Carlos Romero.
Entre los delegados suplentes despierta la atención la diputada provincial María Carolina Moisés. La representante de Jujuy es ni más ni menos que la hija del “diputado torturador” Julio Moisés. El dirigente menemista fue procesado por haber castigado con azotes a un sobrino y a uno de sus hijos, algo que admitió ante una cámara oculta que le hizo el programa Puntodoc. Pese a ello, el año pasado ganó la intendencia de San Pedro.
Detrás de la hija de Moisés figura Juan Manuel Pichetto, vástago del jefe de bloque de senadores justicialistas, el rionegrino Miguel Angel Pichetto, un hombre que ha sabido mutar con el paso del tiempo. Cualquiera que tome diarios viejos podrá rememorar su alineamiento con el menemismo más rancio, un hecho del que hoy reniega. Finalmente, el último de la lista de la juventud que se prendió a la conducción del justicialismo es Diego Hak, a quien algunos señalan como novio de María Victoria Flores, o sea la hija de Olga Riutort.
¿A quién responden esos jóvenes? No todos al mismo referente. Pero como botón de muestra basta la actitud de rechazo que varios de ellos manifestaron en Parque Norte cuando Cristina blasfemó contra las “portadoras de marido” (sí, marido y no apellido), y los hurras que le dedicaron a Chiche con su respuesta. Para los memoriosos: algunos del grupo han querido sopesar la aparición de los “jóvenes K” creando la corriente los “jóvenes Ch”. Por ahora no han tenido demasiado éxito en la pulseada de rótulos, pero evidentemente sí en la de apellidos. Apellidos de familia, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario