2 sept. 2010

LA ESCRIBANIA DE CLARÍN


Dando muestras de una lealtad inquebrantable y de origen comercial, la oposición ensaya un nuevo mamarracho en el congreso. En esta cadena de papelones y de humillación de lo que si en este caso merece llamarse " clase política " los diputados buscan seguir sacrificándose en el altar de la calle tacuari.

Lo bueno es que la sociedad sabrá que si algún día son gobierno no deberán ir a la casa rosada a protestar, seria un acto de hipocresía, sino en donde están los verdaderos dueños, esos que nunca enfrentan elecciones.

2 comentarios:

  1. La verdad es impresentabkle , creo que jamas en la historia en ningun pais del mundo un congreso nacional ha pretendido anular la reglamentacion de una ley sacionada por el propio congreso nacional , parece un chiste . Todavía no puedo creer la vergüenza que esa gente esta pasando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Las cosas que veremos Javier. Ojala pasaran verguenza, pensemos en Patricia Bullrich, que la unica manera de verla sonrojarse es cuando se clava unos ricos tintillos.

    Saludos.

    ResponderEliminar